Obtén rentabilidad económica con tus inversiones inmobiliarias

Las inversiones inmobiliarias son consideradas uno de los tipos de inversión de menor riesgo y con mayor perspectiva de futuro. Esto se debe a que el valor de los activos tiende a mantenerse relativamente estable a lo largo del tiempo, a diferencia de otros mercados que pueden fluctuar más.

Renta Corporación somos una organización especializada en el sector del real estate y podemos asesorarte en este tipo de operaciones. Desde hace más de 30 años, analizamos el mercado para aprovechar las mejores oportunidades y aportar soluciones innovadoras que ayuden a satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Nuestra principal misión es conseguir generar valor añadido en todas las operaciones que llevamos a cabo. Si estás pensando en adquirir una propiedad para obtener rentabilidad, nuestro equipo de profesionales te ayudará en todo el proceso.

A continuación profundizaremos sobre cómo puedes obtener la máxima rentabilidad económica con tus inversiones inmobiliarias. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo estimar la rentabilidad de tus inversiones inmobiliarias?

La rentabilidad es un porcentaje que expresa el beneficio que puedes obtener con una inversión inmobiliaria. Para saberlo, es necesario calcular el rendimiento anual de la vivienda. Debería estar alrededor de un 6% y si este es inferior al 3% no suele considerarse interesante.

Pero lo más aconsejable es no dejarse llevar sólo por su rendimiento, también es necesario contemplar otros condicionantes. Por ejemplo, si es necesario pedir un préstamo hipotecario, o si necesita rehabilitaciones o mejoras, lo más recomendable es realizar un estudio previo y valorar las diferentes opciones.

Consejos para invertir en el sector inmobiliario

Invertir en la compra de un inmueble ha ido siempre ligado a un componente emocional para conseguir encontrar una vivienda que cubriera las necesidades de las personas que la iban a habitar. Actualmente vemos que la tendencia está cambiando hacia una decisión más racional donde se tienen en cuenta otros aspectos que pueden influir en el precio final de compra y en una valoración futura para una posible venta.

Si quieres obtener la mayor rentabilidad de una vivienda es necesario que tengas en cuenta estos aspectos. Como comentábamos anteriormente, es importante realizar un estudio detallado de la vivienda: el precio, el estado general de las estancias, la ubicación, el tipo de población, su proximidad a servicios, comercios, paradas de transporte público y conexiones con las principales vías y otras poblaciones.

Deberás valorar el precio de venta del activo pero también su potencial para estudiar las características y aspectos que puedes mejorar para aumentar su valor.

La ubicación de la vivienda o del edificio que vas a adquirir es otro de los principales puntos a tener en cuenta, sobre todo si pretendes darle un uso residencial o alquilarlo. Una opción podría ser comprar en un barrio que se está revalorizando y se prevea que se convertirá en una zona de moda.

En cualquier caso, te recomendamos que busques asesoramiento profesional. Tanto en el proceso de compra, rehabilitación y de posterior gestión arrendataria o venta del inmueble, puede ayudarte a tomar una decisión realmente beneficiosa para ti.